FUENTE: Ministerio de Justicia  Créditos imagen: Andrew McCoubrey

El Registro de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento es un registro público, dependiente del Ministerio de Justicia, cuya finalidad es suministrar la información necesaria para que los posibles interesados puedan conocer si una persona fallecida tenía contratado un seguro para caso de fallecimiento, así como la entidad aseguradora con la que lo hubiese suscrito. Así se permite a cualquier persona interesada constatar si figuran como beneficiarios y, en su caso, reclamar de la entidad aseguradora la prestación que se derive del contrato.

En este registro sólo figuran los contratos de seguro relativos a los seguros de vida con cobertura de fallecimiento y a los seguros de accidentes en los que se cubra la contingencia de la muerte del asegurado, ya se trate de pólizas individuales o colectivas.

El acceso al Registro sólo podrá realizarse una vez fallecido el asegurado, previa acreditación de tal circunstancia, y siempre que hayan transcurrido quince días desde la fecha de defunción (el plazo durante el que estarán disponibles los datos en el Registro será de cinco años).

Para la consulta los pasos a seguir son: rellenar el formulario 790, su correspondiente tasa y presentar el Certificado Literal de Defunción -que habrá de ser original o fotocopia compulsada -expedido por el Registro Civil correspondiente a la localidad en que la persona haya fallecido, y en el que deberá constar necesariamente el nombre de los padres del fallecido. Puedes consultar estos pasos más detallados aquí

Con este proceso obtenemos un certificado de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento, esto es, el documento que acredita los contratos vigentes en que figuraba como asegurada la persona fallecida y con qué entidad aseguradora. En caso de que la persona fallecida no figurase como asegurada en ningún contrato, tal extremo se hará constar expresamente en el certificado que se emita.

Por último, insistimos en que los únicos contratos de seguro respecto de los que es posible obtener un certificado son los relativos a los seguros de vida con cobertura de fallecimiento y a los seguros de accidentes en los que se cubra la contingencia de la muerte del asegurado, ya se trate de pólizas individuales o colectivas.